ARTESANAS

Asociación de Tejedoras de Palma de Ichilo



 

En el pueblo y misión de los Santos Desposorios de Buena Vista, fundada por los Jesuitas con indios chiquitanos en el siglo XVII, florecieron diversas artes y oficios. La poblacion de Buena Vista fue habitada por grupos mestizos, poblacion de origen chiquitana, y mas recientemente, por migrantes de la zona andina.

De toda la actividad artesanal de la época misional, se ha conservado hasta nuestros días el tejido de sombreros y objetos de palma jipijapa. La Asociación de tejedoras de palma de Ichilo, tiene una antigüedad de 15 años, y cuenta con 61 socias, que pertenecen a las comunidades de Buena Vista, Candelaria, Potrero, San Rafael, y el Carmen Surutú. Las socias se dedican a la producción tradicional de tejidos de sombreros, cajas y bomboneras de palma de Jipijapa.

“El dinero que ganamos con nuestro trabajo artesanal nos ha permitido a todas nosotras tener más independencia y sentirnos bien, sabiendo que aportamos a nuestros hogares y a nuestras comunidades”

— María Jesús Velarde

La gradual desaparición de la palma jipijapa silvestre, debido a la tala y el desmonte indiscriminado, ha llevado a los artesanos a la acción para la preservación de su materia prima. Actualmente la Asociación cultiva, experimentalmente y en terrenos propios, la preciada palma.

Otra iniciativa de las mujeres de la Asociación es la apertura y funcionamiento de una tienda comunal que provee artículos de primera necesidad a precios bajos, a toda la comunidad. La asociación gestiona también un centro de comercialización de artesanías que constituye uno de los atractivos turísticos del lugar.

Los planes de la asociación para el futuro inmediato están dirigidos hacia la cultura y la producción de la palma jipi-japa amenazada de desaparición en la región.

Trabajo con CIDAC

A partir de la organización para la capacitación y la producción, se inició el proceso con la introducción de la técnica del tejido calado y los nuevos diseños que pronto tuvieron buena acogida en el mercado. Además de ello, gracias al apoyo técnico del CIDAC, se ha introducido el teñido de la fibra y se han abierto nuevas líneas de producción de móviles y colgantes de palma con motivos de la fauna local.

“Como la palma no se deja tejer en época seca o de mucha lluvia, empezamos con apoyo del CIDAC una nueva producción de animales de tela, y gracias a esto tenemos sustento todo el año, porque la agricultura acá no da, es casi pura pérdida”

— Asociación de Tejedoras de Palma del Ichilo

El pueblo Chiquitano

Antes de la llegada de los españoles, los chiquitanos vivían diseminados en una multitud de naciones, de pequeñas tribus aisladas unas de otras. Su base económica era la agricultura, complementada por la recolección, la caza, y en menor proporción la pesca; hilaban, tejían y trabajaban la arcilla. Sobre la base de esa cultura y contando con la habilidad de los nativos, los jesuitas durante el periodo minorial, desarrollaron verdaderos centros de producción de artesanías.

Los Chiquitamos están asentados en las provincias Ñuflo de Chávez, Velasco, Sandoval y Chiquitos y en comunidades aisladas fuera de esta zona, como Buena Vista y Los Tajibos. Existen 313 comunidades chiquitanas muy dispersas en su geografía, que cuentan con una pobalcion chiquitana de 40.000 personas.